Bizcocho de semillas de amapola con sirope de naranja

Desde siempre me han gustado las semillas en el pan y la repostería, le aporta un toque diferente. Desde que ví esta receta en un libro que me regalaron no se me quitaba de la cabeza la posibilidad de hacerla, así que desde que encontré las semillas de amapola y mis naranjeros dieron naranjas no lo dudé y la hice. Esta es la segunda ocasión que la repito después de hacer algunas modificaciones en la receta original, que da como resultado un bizcocho muy esponjoso y suave que con el sirope de naranja, ya ni te cuento 😉

Ingredientes:

Bizcocho

  • 50 g de semillas de amapola
  • 60 ml de leche
  • 185 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de ralladura de naranja ecológica
  • 200 g de azúcar glass
  • 3 huevos L
  • 300 g de harina común
  • 1 sobre de levadura tipo royal
  • 60 g de almendras molidas
  • 180 ml de zumo de naranja

Sirope de naranja

  • 220 g de azúcar glass
  • 160 ml de zumo de naranja
  • 80 ml de agua

©Trinidad Padrón Bizcocho de semilla de amapolas DA

 

Preparación:

Precalienta el horno a 180ºC y engrasa un molde redondo profundo de aproximadamente 22 cm de diámetro. Mezcla las semillas con la leche en un cuenco para que se hidraten durante 20 minutos ( yo me despisté y los dejé mucho más 😀 ), verás que absorven la leche.

Bate con unas varillas, la mantequilla, la ralladura y el azúcar hasta que quede ligera y esponjosa. Incorpora los huevos uno a uno, hasta que no se haya disuelto uno, no batimos el siguiente. Añade de harina y la levadura previamente tamizadas y mezcla de forma manual con ayuda de una espátula o una cuchara de madera. Pon las almendras molidas, el zumo de naranja y por último las semillas de amapolas con los restos de leche que hayan quedado. Extiende la mezcla en un molde previamente engrasado. Hornea durante aproximadamente 45 minutos y pincha para saber si está hecho. Si sale limpio ya puedes retirarlo del horno y dejarlo enfriar en el molde durante unos 10 o 15 minutos. Sácalo y deja la parte más estética hacia arriba y deja que se termine de enfriar. Mientras empieza a preparar el sirope.

Preparación del Sirope de naranja:

Mezcla los ingredientes en un cazo y con ayuda de un cuchara de madera remueve a fuego lento sin que llegue a hervir, hasta que se disuelva el azúcar. Entonces lleva a embullición, baja el fuego al mínimo y deja cocer a fuego lento sin tapar durante unos 2 minutos aproximamente (verás como espesa). Cuando ya esté listo vierte en un jarra que sea resistente al calor y humede el bizcocho por encima. Te puedes ayudar con un pincel para los lados. Una vez frío verás que es una delicia.

Datos de interés:

  • Para el bizcocho, el zumo de naranja lo añadí con pulpa pero para el sirope te recomiendo colarlo primero para que quede más delicado.
  • En la receta original el azúcar es extrafino pero yo le puse azúcar glass porque era el que tenía en casa.
  • El bizcocho con el sirope sólo puede conservarse unos 2 días en un recipiente hermético por las bacterias que se puede generar. Si lo quieres para más tiempo puedes no bañarlo que también está delicioso. El sirope sólo dura 2 días en nevera, pero puedes tenerlo congelado durante 3 meses.
  • Un consejo, si no te vas a comer todo el bizcocho, puedes cortarlo por la mitad congelarlo forrándolo con film trasparente y una parte del sirope en un recipiente a parte.Cuando vayas a consumirlo deja que se descongele todo a temperadura ambiente. Calienta un poco el sirope y vierte sobre el bizcocho, de esta forma lo absorverá mejor 😉 (Así lo podrás saborear de varias veces)

Espero que te haya gustado y la pongas en práctica como todas las recetas que comparto contigo 🙂

Anuncios

Brownkie (La fusión del brownie y las cookies)

©Trinidad Padrón Brownkie

Feliz de poder traerte esta receta 🙂 que para mí es una de las mejores formas de combinar un brownie con una galleta tipo cookies. En versión española se podría decir que es un brownie-cookies o unas cookies brownie, de cualquiera de las formas es una combinación que en casa nos gusta, y aunque la había hecho en otras ocasiones el hecho de poder hacer fotos es a veces un poco incompatible con el deseo de probarlo 😉

Gracias a la Srta. Dulces Alegrías puedes ver el corte de lo más apetecible. Un poco trabajoso porque hay que hacer dos preparaciones por separado para después unirlas en una sola a la hora de hornear.

Ingredientes

Para la elaboración del brownie:

  • 120 g de harina común
  • 160 g de azúcar moreno
  • 180 g de mantequilla sin sal
  • 80 g de nueces (opcional)
  • 240 g chocolate negro de repostería
  • 3 huevos L
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o vainilla en pasta
  • 1 cucharadita de sal fina

Para la elaboración de la masa de cookies:

  • 150 g de harina común
  • 120 g de azúcar moreno
  • 110 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 1 huevo L
  • 80 g de chispas de chocolate o trocitos de chocolate
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o vainilla en pasta
  • 1 cucharadita de polvos de hornear

©Trinidad Padrón Brownkie

Preparación:

Empieza con la preparación del brownie. El molde debes forrarlo con papel de horno que sobresalga por los laterales para poder desmoldarlo con mayor facilidad (yo utilicé uno rectangular de 26 cm x 19 cm)

Derrite el chocolate con la mantequilla al baño maría o en el microondas y reserva hasta que se atempere. En otro bol bate los huevos con el azúcar y la vainilla. Añade el chocolate derretido de forma manual hasta que todo se integre. Tamiza la harina con la sal y vierte removiendo hasta que no quede ningún grumo. Pon la mezcla en el molde y reserva.

Precalienta el horno a 175ºC ( Yo lo puse a 180ºC)*

Hacemos la otra preparación. Mezcla la mantequilla con el azúcar a velocidad alta con ayuda de una paleta mezcladora o una batidora eléctrica provista por varillas especiales para masas. Añade el huevo ligeramente batido y la vainilla, sigue mezclando hasta que quede todo integrado. Pon la harina y el polvo de hornear que previamente habrás tamizado. Cuando la masa esté, es cuando añadirás los trocitos de chocolate pero guarda algunos para poner por encima antes de hornear.

Ahora es la parte para mí más complicada que es poner la masa de las cookies encima de la masa sin hornear del brownie. Para solucionar en parte el problema reparte en pequeños montoncitos repartidos por toda la superficie la masa de las cookies. A continuación y sin presionar mucho reparte de forma lo más uniforme que puedas tapando la elaboración que hay debajo, de forma que sólo se vea la cookies ( te llevará un tiempo, yo utilicé un cuchillo de forma que parecía que untaba mantequilla). Añade los trocitos que dejaste sin poner por encima.

Deja hornear a 175ºC sobre 45 minutos (* La primera vez que la hice no me daba los tiempos de cocción, también es verdad que mi horno tiene muchos años y no puedo poner los 175ºC, así que pongo a 180ºC vigilando. A los 30 minutos de cocción en el horno, cambié el calor a sólo la parte de abajo durante 15 minutos restantes). Así que como siempre te comento, toda cocción depende del molde y el tipo horno, pincha para saber si está en su punto antes de retirarlo.

Deja reposar en el molde durante 10 minutos antes de desmoldar y deja enfriar en una rejilla para después cortar y degustar 😉

©Trinidad Padrón Brownkie

Pero esta publicación no acaba aquí, hoy es el 8º cumpleaños de Dulces Alegrías y quisiera recordar su nacimiento en la plataforma Blogger con la humilde intención de compartir mi parte creativa en la repostería y aunque después ha seguido creciendo con el paso del tiempo en WordPress con nuevas creaciones y recetas, lo más importante todo es agradecer a todos los que me siguen desde el principio y a los que os habéis sumado a lo largo de todos estos años.

Agradecer sobre todo a mi familia que siempre han sido mis cómplices en todo momento. La pequeña Dulces Alegrías, la Srta. Dulces Alegrías y el Sr. Dulces Alegrías que me ayudan en muchas ocasiones, desde ir a buscar los ingredientes, como en las sesiones de fotos.

Gracias nuevamente a todos y por muchos años más 😉

 

Brownie Fitness (sin gluten, sin azúcar,sin harinas y sin lactosa)

©Trinidad Padrón Browniefit

Aquí me tienes con una receta para los más chocolateros que quieren cuidarse en la dieta. Cuando estás cuidando lo que comes a veces te suele dar antojos de chocolate. Esta receta no tiene, harinas, ni azúcar, ni leche, ideal para los intolerantes al gluten y a la lactosa. Como edulcorante utiliza la Stevia líquida, pero puedes usar azúcar moreno si no tienes problemas de la línea 😉

El resultado va a ser un brownie de sabor intenso bajo en calorías, sólo aptos para los amantes del sabor intenso del chocolate negro 🙂 El molde que utilicé es pequeño, de unos 16 cm de diámetro para que lo tengas de referencia. Tiene que quedar algo gordito para que no se cocine demasiado y quede seco.

La receta es de las hermanas de origen venezolano Mafer y Carla Gamarra. Tienen muchas recetas sin gluten, sin azúcar y sin lactosa, pásate por su perfil de Instagram.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de aceite (yo utilicé uno de oliva suave)
  • 3 cucharadas de endulzante ( Stevia)
  • 100 g de chocolate oscuro ( en mi caso Valor sin azúcar)
  • 3 huevos L
  • 60 g cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita en polvo de hornear sin gluten
  • Especias para aromatizar al gusto (vainilla, ron,…) en mi caso ralladura de naranja y 50 ml de zumo de naranja
  • Frutos secos ( son opcionales) yo le puse un puñado de nueces.

©Trinidad Padrón Browniefit

Preparación:

Precalentar el horno a 180ºC

Funde el chocolate con el aceite al baño maría o en el microondas y reserva. Bate los huevos con el endulzante hasta que blanquee. Una vez el chocolate haya enfriado un poco añade a los huevos y mezcla de forma manual. Cuando todo esté integrado añade el cacao en polvo que hará de sustituto de la harina y el polvo de hornear que habrás tamizado. Prueba el dulzor y si hace falta corrige el sabor. Vierte la mezcla en el molde forrado con papel de horno y hornea entre 20 o 25 minutos. En mi caso lo dejé sólo 20 minutos, suficiente para que se cocine el huevo se cree la corteza y el interior cremoso.

Espero que te guste la receta y la pongas en práctica 😉